fbpx

Acuarela guiada

Paisaje Urbano I

Hoy vamos a pintar un motivo muy diferente al anterior. Nos vamos a adentrar en el paisaje urbano en un estilo muy sintetizado, insinuando más que detallando, sugiriendo más que definiendo. Aunque el motivo es un urbano no se trata de pintar edificios. Hay que escoger siempre cuál es nuestro centro de atención, qué es lo que queremos contar. En este caso no son los edificios, ni la ciudad… ni tan siquiera los personajes. En la acuarela de hoy nuestro mensaje es la luz.

En cualquier paisaje urbano hay demasiados elementos que atraen nuestra atención. Es casi OBLIGATORIO aplicar algún nivel de sintetización, por pequeño que sea. En función del estilo de acuarela que queramos ejecutar éste será mayor y más acentuado o menor y más liviano, por decirlo de alguna forma. Pero siempre ha de estar ahí. Es muy complejo, salvo que nos vayamos a un estilo hiperrealista, trabajar un paisaje urbano sin aplicar en primer lugar un cierto nivel de sintetización.

En el caso en concreto que nos ocupa hoy vamos a centrar nuestro foco de atención en la entrada de luz que va del centro hacia fuera, de la distancia hacia el primer plano. Podría considerarse que vamos a pintar un contraluz realmente. Para ello vamos a eliminar todo rastro de detalle en los edificios laterales, así como la mayor parte de la información de color, oscureciéndolos de forma muy acentuada. La lejanía será más luminosa y más definida que le primer plano (lo cual es en cierto modo contradictorio, pero nos puede funcionar para este motivo). Los personajes quedan a contraluz, definidos únicamente por su silueta. Luz intensa se filtra entre ellos, alargando las sombras.

DIBUJO

En el motivo que nos ocupa el dibujo no es relevante, en realidad podríamos incluso ejecutar la acuarela sin dibujo previo. Esto puede sonar extraño tratándose de un paisaje urbano, pero el estilo en el que lo vamos a desarrollar facilita prescindir del dibujo y del detalle. Vamos a dibujar realmente con el pincel y no con el lápiz. Con cuatro trazos de grafito tenemos más que suficiente.

Como máximo, y con idea de ubicar ciertos elementos, bastaría con trazar el contorno de los tejados, la vertical que separa cada uno de los edificios y las siluetas de los personajes. Poco más… ah, sí, quizás algún farol.. pero sin pasarnos.

CIELO Y ENTONACIÓN DEL PRIMER PLANO

El cielo en esta acuarela es completamente irrelevante. De hecho podríamos dejarlo con el papel en blanco como hacen Álvaro Castagnet o Joseph Zbukbic en algunas de sus acuarelas. En este caso yo he optado por aportar algo de color, azul suave y poco saturado, con el que aprovechamos para perfilar el límite superior de los edificios. Nada relevante. Algunas nubes si queremos pero únicamente por ausencia de color, sin dibujarlas.

En primer plano damos entonación a la calle con un tono tierra cálido muy aguado. Comenzamos ya a trabajar la perspectiva con algunas líneas diagonales y la entrada de luz variando el valor tonal también de forma diagonal. Ojo al punto de fuga, que está muy centrado en este caso.

Un poco de entonación también a los arbustos que tenemos en primer plano a la derecha. Cualquier verde os puede servir ya que la mayor parte de estos primeros colores quedará cubierta en capas posteriores que irán con mayor intensidad.

PRIMERA CAPA AL EDIFICIO DE LA IZQUIERDA

Aunque pueda parecer ahora muy oscuro, ésta primera capa al edificio de la izquierda es únicamente de entonación. Esos colores que parecen tan intensos ahora bajarán al secar y volveremos a actuar sobre ellos con mayor cantidad de pigmento y mezclas más oscuras. Es importante olvidarnos de los detalles, nada de ventanas, cornisas, cables, etc… Simplemente aplicamos color de forma vertical, variando la temperatura del mismo. Que trabajemos oscuros no significa que todos sean iguales, hay oscuros cálidos y oscuros fríos. Como único detalle nos permitimos simular algunos balcones y salientes de cornisas en la vertical interior. Sin dibujarlos, sólo insinuarlos con imperfecciones en esa vertical.

Antes de que seque el pigmento, con una paletina limpia y apenas húmeda levantamos algo de pigmento para recuperar algunos claros que insinúen cornisas o zonas salientes donde da algo de luz. De nuevo debemos prestar atención a la perspectiva.

PRIMERA CAPA A LOS EDIFICIOS LEJANOS

La estrategia es muy similar a la que hemos utilizado para el edificio de la izquierda, pero en esta ocasión, al estar más lejanos, los colores son más claros y más luminosos. Por lo demás nada cambia: seguimos dando color de forma vertical, olvidándonos de detalles, ventanas, balcones y similares. Mezclamos casi de forma aleatoria (CASI) cálidos y fríos y antes de que seque del todo el pigmento levantamos algunos claros para romper la uniformidad del color y sugerir algo de estructura. 

Destacar que no todos los edificios los tratamos de igual manera. El edificio central, el más pequeño, está más alejado que los dos que tiene a cada lado y éstos a su vez están más lejos que el tercero que se ve a la derecha. El color baja de saturación y se ilumina más en la distancia.

De nuevo, la única insinuación de detalle que nos vamos a permitir es algunos balcones que son apenas imperfecciones en las verticales de los edificios. Nada de rectas trazadas con regla, nada de perfiles con barrotes… Fijaos como a veces, en ciertos estilos, las imperfecciones funcionan mejor que las líneas rectas.

PRIMERA CAPA AL EDIFICIO DE LA DERECHA

Terminamos nuestro encuadre de este urbano con el último edificio de la derecha, con un tratamiento muy similar al más cercano de la izquierda. En este caso acentuamos más la gama de cálidos buscando una diferenciación entre ambos lados de la calle. La luz viene del fondo, casi frontal, pero de esta forma le damos algo de direccionalidad hacia la derecha.

De nuevo manchas de color, sin forma, definición ni detalle. Más intensidad que los edificios posteriores según nos acercamos a primer plano.

Ahora mismo todo parece muy oscuro… pero esperad a la segunda capa y veréis como se nota la diferencia.

CAPA DE OSCUROS AL EDIFICIO DE LA IZQUIERDA

Como cambia, ¿Eh?. 

En cuanto aplicamos pigmento más denso, con menos agua sobre el papel ya seco, los valores tonales que antes nos parecían muy oscuros… ¡De repente se iluminan! Los tres edificios del fondo se han alejado muchísimo y desprenden más luz. El de la derecha que parecía tan oscuro ahora está pálido y poco definido… ya iremos con él luego.

Lo que hemos hecho es, con los mismos colores que en la capa previa, dar una segunda entonación al edificio de la izquierda. Más pigmento y menos agua en el pincel, sobre papel seco. Azul cobalto, Siena de Quinacridona, Índigo, Violeta de Perileno… los vamos mezclando en distintas proporciones. Buscamos efectos aleatorios de luz, cálida y fría, y de oscuridad.

Acentuamos un poco más los pequeños detalles de la fachada, sobre todos en la vertical derecha, para insinuar balcones, cornisas o cualquier otra alteración de su perfil y recuperamos algunos claros guiándonos por las líneas de perspectiva.

 

SEGUNDA CAPA A LOS EDIFICIOS DEL FONDO Y DE LA DERECHA

Siguiendo estas mismas pautas trabajamos la segunda capa sobre los edificios del fondo. Las principales diferencias son que al estar más alejados no queremos tanta intensidad de color. Los niveles altos de Chroma acercan los objetos al primer plano, cuanto más agrisado más alejado. Insistimos en dar algo más de luz al edificio pequeño, el central. 

Aquí sí que nos vamos a permitir algunas pinceladas de detalle: 4 ventanas en cada edificio, alguna antena, líneas horizontales que insinúan cornisas, algún balcón… no abuséis, están lejos y estamos trabajando un estilo muy «loose», perdido.

Al trabajar los edificios de la derecha recuperamos la intensidad de color, no tanto como con el de la izquierda y con mayor presencia de cálidos.

Detalle importante: oscurecer bien las cornisas superiores para que creen un efecto de contraste con el cielo.

COMENZAMOS CON LOS PERSONAJES

Llegó el momento de ponernos con los personajes. No os preocupéis, sé que es algo que cuando no se domina da miedo o respeto. En este caso he elegido este «estilo» tan particular porque permite ejecutar cada elemento de la acuarela de forma muy suelta y perdida, incluidos los personajes. 

Dos consejos iniciales.

1. No hagáis islas. Los personajes quedan mejor, más realistas, si los unimos en grupos de 2, 3 ó incluso más. Alguno suelto, sí claro, pero si tenemos 10 personajes que no se conviertan en 10 elementos separados de la acuarela. Poned uno o dos solos pero el resto agrupadlos.

2. Superponed personajes. Esto es in-dis-pen-sa-ble. La tentación es separarlos, estos 10 que comentaba, en grupos y poner cada grupo en una zona de la acuarela. Es un error. Hay que superponer personajes para crear una conexión entre ellos y potenciar la sensación de profundidad.

A partir de ahí, hay que centrarse únicamente en las siluetas. Colocarlos a distintas distancias, unos más pequeños y otros más grandes, pero que las cabezas coincidan siempre con la línea del horizonte. No dibujéis la ropa, tan sólo insinuarla con una mancha de color.

Al finalizar esta primera capa quedan como flotando en el aire, sin volumen y sin integrar con el resto de elementos de la acuarela. Eso viene luego… en una segunda capa.

También hemos aprovechado para dar más color y algo de volumen a la vegetación en primer plano, a la derecha, y para intensificar las sombras bajo el edificio de la izquierda. Ésto lo podéis hacer ahora, en la primera capa de los personajes, o luego, en la segunda capa.

 

SEGUNDA CAPA A LOS PERSONAJES, SOMBRAS Y EFECTOS DE LUZ

Ésta capa es aún más importante que la anterior, pues es la que va a integrar nuestros personajes con el entorno, hacerlos más realistas y, sobre todo, generar el efecto de luz/sombras en primer plano.

Habíamos comentado que la luz viene del fondo pero que tenía una ligera direccionalidad hacia la derecha. Esto hay que tenerlo en cuenta en las sombras de los personajes. No os entretengáis demasiado en ellas, no hay que reflejar en las sombras cada maletín, chaqueta o sombrero… tan sólo una única pincelada suelta y listo. Quizás os recomendaría hacerlas más oscuras de lo que se ve en esta imágen.

Por cierto, un error importante que acabo de detectar: el último personaje de la izquierda no puede tener esa sombra así. Por su posición tan desplazado hacia la izquierda su sombra tendría que seguir más las líneas de perspectiva, ser vertical no diagonal, o incluso desaparecer, ya que el edificio principal de la izquierda le tapa gran parte de la entrada de luz.

Con respecto a la luz, tenemos que realizar un trabajo continuo con pincel limpio de levantar pigmento para ir insinuando rayos de luz que se cuelan entre los personajes, como el que se aprecia en primer plano en el personaje con el maletín y vaqueros…. vale, mejor dicho, que «parece» que lleva un maletín y vaqueros.

 

TOQUES FINALES, MÁXIMOS OSCUROS Y ALGO DE DETALLE
13ret

Vamos con los toques finales.

Comenzamos resaltando algunas luces sobre las cabezas y los hombros de algunos personajes. Esto es opcional, evidentemente, y no lo hacemos sobre todos ellos. Los que están fuera de los rayos de luz no las tienen.

A continuación perfilamos un poco más algunos oscuros en la ropa: dos verticales a cada lado es una chaqueta abierta, una diagonal puede ser una cinta de un bolso,… sin pasarnos.

Igualmente en los edificios. Algún cable que cruza, antenas, alguna ventana más que otra donde veamos demasiado hueco vacío, un par de farolas… lo suficiente como para que quede creíble pero sin sobrecargarlo.

¡Y listo! ¡Nuestro primer urbano acabado en este formato de acuarela guiada!

¡A por él!


P.D.: Las diferencias que se aprecian entre las imágenes del paso a paso y la última imagen de la acuarela ya acabada en cuanto a proporciones alto-ancho se deben a que ésta última está tomada con una cámara de fotos Reflex y las anteriores son instantáneas del vídeo completo de la ejecución de la acuarela y la cámara de vídeo distorsiona un poco estas proporciones.